Pablo Naert 24.12.2021

EL valor oculto del agente inmobiliario actual

“¿Utilizo la ayuda de un agente inmobiliario o la vendo por mi cuenta?”. Muchas personas, a la hora de vender o alquilar una casa, no saben qué responder a esta pregunta. 

El dinero suele ser el principal motivo por el que muchos se deciden a vender casas por su cuenta. Es una forma de pensar completamente lógica, ya que los particulares tienen que pagar una comisión a los agentes inmobiliarios y, por tanto, pierden dinero. 

Pero ¿se corresponde este razonamiento con la realidad? ¿Es más rentable para un particular no recurrir a los servicios de un agente inmobiliario? ¡Sigue leyendo para averiguarlo!

Amplio conocimiento del mercado

Una gran ventaja de trabajar con agentes inmobiliarios tiene que ver con sus conocimientos. Están familiarizados con el mercado en su conjunto, y los mercados locales no tienen secretos para ellos. Gracias a estos conocimientos pueden determinar el precio perfecto para una propiedad, porque tienen en cuenta los factores periféricos: el atractivo del vecindario, la oferta y la demanda de ese tipo de vivienda, la ubicación, etc.

Además, los agentes inmobiliarios tienen a su alcance una extensa base de datos con las ventas anteriores de una determinada zona. Prácticamente saben lo que vale una propiedad con solo echar un vistazo a sus dimensiones y ubicación. Para la venta de su inmueble, muchos particulares proponen un precio que está por encima del mercado. Al final esto no es muy eficiente, puesto que prolonga el tiempo de venta y acaban teniendo que bajar el precio igualmente.

Los agentes inmobiliarios están en contacto, diariamente, tanto con compradores como con vendedores. Esto significa que saben quién está buscando una vivienda y qué es lo que busca. Un agente inmobiliario tiene muchas posibilidades de emparejar al comprador perfecto con la propiedad perfecta, una habilidad que puede hacer que consigamos un precio de venta más alto.

 

EL valor oculto del agente inmobiliario actual

 

Además, los agentes inmobiliarios son capaces de identificar rápidamente a los compradores no cualificados. Es decir, siempre hay visitantes que quieren ver una casa solo por curiosidad. Para los particulares que desean gestionar la venta por su cuenta, estas visitas de curiosos exigen mucho tiempo y energía: desde organizar la fecha y hora hasta asegurarse de que la casa está limpia.

A cualquiera le gustaría reducir esas visitas de curiosos lo máximo posible. 

La precalificación es una de las muchas tareas que realiza un agente inmobiliario. Al ofrecer visitas virtuales guiadas de una vivienda a cualquier persona que tenga curiosidad por descubrir la propiedad, el agente puede filtrar al comprador potencial y solo realizar visitas físicas con aquellos que estén realmente interesados.

Tecnología que impulsa las ventas

Los agentes inmobiliarios tienen acceso a la tecnología específica del sector, que el usuario medio no suele conocer. Un ejemplo son las visitas virtuales guiadas, que son el nuevo buque insignia del mercado inmobiliario y que, para aquellos que no son agentes inmobiliarios, son algo muy difícil de crear. El software y hardware requerido no están al alcance de todo el mundo. De hecho, son muy poco accesibles para cualquiera que no sea un agente inmobiliario. 

 

EL valor oculto del agente inmobiliario actual

 

Sin embargo, las visitas virtuales guiadas están muy demandadas. El 85 % de los compradores potenciales quieren hacer un recorrido virtual antes de hacerlo en persona. Como también mencionamos anteriormente, sin ese tipo de tecnología es más probable que los particulares pierdan el tiempo con compradores no interesados.

Los agentes inmobiliarios tienen acceso a mucha más tecnología, como las herramientas de CRM, que les permiten filtrar y administrar de manera eficiente todas las solicitudes de visita; así como a otras soluciones sencillas para crear recursos visuales llamativos con los que hacer destacar sus propiedades entre las demás.

Una gran red de contactos y compradores potenciales

Por supuesto, los particulares también pueden poner su casa en el mercado por su cuenta. Hay numerosas páginas web y portales del mercado inmobiliario que son accesibles para cualquiera que quiera vender o alquilar su propiedad. Pero ¿es suficiente? Un agente inmobiliario está en contacto directo con compradores y vendedores potenciales. Y el vendedor de hoy suele ser el comprador del mañana.

 

EL valor oculto del agente inmobiliario actual

 

Ya que los agentes inmobiliarios tienen una red tan grande a su disposición, también generan más demanda. Se aplica la regla de la oferta y la demanda: cuanto mayor sea la demanda, mayor será el precio

Además, un agente inmobiliario también será capaz de vender una casa más rápidamente, ya que empiezan a trabajar de forma inmediata con sus contactos. Y dedican a ello todo el día, porque siempre están enfocados a que sus viviendas sean visibles, reciban visitas y se vendan. Los particulares solo pueden dedicar una pequeña parte de su tiempo a este trabajo.

Un precio de venta más alto

A la hora de cerrar un acuerdo de venta, hacen falta unas fuertes habilidades de negociación. Debido a su experiencia, los agentes inmobiliarios saben qué funciona y qué no. También saben cómo negociar con los compradores potenciales, lo cual garantiza la venta.

 

EL valor oculto del agente inmobiliario actual

 

La experiencia de un agente inmobiliario garantiza además que las viviendas se vendan al precio más alto posible, pues, cuanto mayor sea el precio de venta, mayor será la comisión que se lleven. Por lo tanto, el objetivo de cualquier agente inmobiliario es asegurarse de que se vende la casa al precio más alto posible. ¿Cómo lo hacen? Lo consiguen mediante las habilidades que han aprendido a través de la venta de otras propiedades.

Para recapitular

Los agentes inmobiliarios no van a desaparecer a corto plazo. Aunque su valor no es inmediatamente visible para muchas personas, definitivamente está ahí y no debe pasarse por alto. Es común, entre propietarios de viviendas, pensar que al vender la propiedad ellos mismos recibirán una cantidad neta más alta de la venta, pero casi nunca es el caso. Los particulares también subestiman el tiempo y la energía que se necesitan para vender una propiedad. El poder del agente inmobiliario radica precisamente en subir el precio y acelerar el proceso de venta, para que sea beneficioso para todos.


CTA_ES-01 (2).png?width=550&name=CTA_ES-01 (2)

¡Nos encantaría escuchar tus ideas sobre este tema! En concreto, ¿por qué no dejarías tu propiedad en manos de un agente inmobiliario? O ¿cómo ha sido tu experiencia a la hora de vender tu casa por tu cuenta? ¡Háznoslo saber aquí! Nos encantaría recibir tu opinión.

avatar

Pablo Naert

Nacido y criado en Gante, soy un entusiasta del deporte y además practico la fotografía en mi tiempo libre.

En definitiva

¿POR QUÉ UN AGENTE INMOBILIARIO QUIERE VENDER UNA PROPIEDAD AL PRECIO MÁS ALTO?

Los agentes inmobiliarios viven de las comisiones. Cada venta o alquiler les aporta un cierto porcentaje. Es lógico pensar que si, pueden vender la propiedad a un precio más alto, ganarán más dinero. Por lo tanto, los agentes inmobiliarios están siempre decididos a sacarle el máximo partido a una vivienda.

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE LA RED DE CLIENTES DE LOS AGENTES INMOBILIARIOS?

El valor radica en que el agente inmobiliario conocerá a alguien que querrá comprar tu propiedad. Si quieres vender por tu cuenta, tendrás que encontrar a esa persona, lo que ralentizará el proceso. Los agentes inmobiliarios hacen un seguimiento de lo que busca cada cliente. De esta manera, pueden contactar con esos clientes directamente cuando tienen una propiedad que cumple con sus requisitos.

¿POR QUÉ TRABAJAR CON UN AGENTE INMOBILIARIO GARANTIZA UNA VENTA MÁS RÁPIDA A UN PRECIO MÁS ALTO?

Esto sucede gracias a la combinación de diferentes factores. La red de contactos que tiene a su disposición un agente inmobiliario, las nuevas tecnologías y sus habilidades de venta aseguran que el precio final suba. Además, viven de las comisiones, así que están intrínsecamente motivados a vender al precio más alto posible.